Honda CB 750 Seven Fifty 1.992-2.006

Preciosa decoración estilo Spencer en SBK en los 80

Esta prueba se debe a un amigo de nuestra web. Planteó una serie de cuestiones, como podéis ves en su post en la prueba de la Honda CBX 750, que tienen mucha enjundia, como se verá al final, y que empecé a contestar, pero cuando llevaba un buen rato escribiendo, decidí no solo hacer la prueba de la moto, sino aprovecharla para además introducir una serie de reflexiones.

Trascribo la pregunta del amigo Jesús de Madrid:

…“Siempre me ha gustado mucho la CB 750 SevenFifty y por lo que comentáis es la “evolución” de la club. ¿la habéis probado alguna vez? Es buena moto ya clásica. ¿Os la compraríais? que tendría que tener en cuenta al buscar una?
Que habría que hacerle para dejarla lo mejor posible y actualizada al siglo XXI? “…

La moto

Se vendieron 2 series, una del 92 al 99 y otra del 2.000 al 2.006, con una versión especial Freddie Spèncer solo para el mercado japonés. Imagino que las últimas andan menos por restricciones ecolojetas, pero no lo sé, la verdad

Hay una versión hortera para el mercado USA con horquilla más larga que se llama Nighthawk, con tambor trasero y un solo disco. Está bien saberlo porque le valen las piezas a la europea, pero este Halcón Nocturno, como se llamaría en español, es más bien un pollo desplumado comparado con la europea, con peor terminación la americana.

Preciosa moto, sí, de figura clásica: 2 amortiguadores, chasis sencillo de simple cuna de tubo de acero, horquilla telescópica normalita, faro redondo y gordo, todo “al aire” y motor refrigerado por aire. Sí, como esas CB 750 deportivas de finales de los 60 y 70. Pero en 1.992, cuando apareció esta moto, ya no pretendía ser deportiva.

Es preciosa, la verdad: ¿por qué una moto sencilla y simple de estética resulta tan bonita?. La calidad es muy buena, la pintura densa, los silenciosos imitando megáfonos… no deja indiferente a nadie. Aparcad una de éstas, especialmente en las versiones con pintura especial, al lado de la RR de moda y a ver a quién miran. Lo mismo es aplicable a XJRs, Bandits, ZRXs … y demás motos con apariencia clásica.

El cuadro, como toda la moto, es sencillo. Tampoco se necesita más. Errr, sí, lo de siempre, el reloj horario, que no hay. Porque por lo demás, no es necesario ni cuenta vueltas: no es una moto para echar carreras y no la vamos a estar llevando hasta la raya roja del cuenta revoluciones.

La Técnica

La moto será sencilla, pero el motor CBX era una virguería: embrague antirrebote, taqués hidráulicos para librarse de una operación cara en taller como es un reglaje de válvulas… Aunque con bastante menos potencia de lo declarado, unos 75 CV a la rueda, que son los reales.

Otra decoración clásica y espectacular

Pero Honda decidió “caparla” y hacer la fabricación más barata: 20 CV menos, que es un montón, ¡un 22% menos!, y además, reales a la rueda, debe andar por 50 y pico, sin ese maravilloso embrague antirrebote y además de accionamiento por cable y no hidráulico (aunque de maravillosa suavidad), aunque a cambio, ¡por fin!, ya no se rompe (y el problema era gordo) y es a prueba de bomba. Y se mantienen los taqués para olvidarse del taller.
¡Ah!, y Honda le robó una marcha y en vez de 6, como el motor CBX, tiene 5.

Serie limitada Spencer

El ciclo es sencillo: amortiguadores y horquilla de mediana calidad, basada en la de la CBR 600, que no es que sean malos, que conste, y solo regulables en muelle los traseros, y tarados para una conducción suave y blandita.

Pero, ¿cómo va?. Al tajo:

En marcha

El arranque es muy Honda, muy suave y silencioso. Como ya pasa con el motor CBX, no parece que es refrigerado por aire y que no lleva una cámara de agua que amortigua los sonidos internos.
La postura es muy cómoda. ¡Qué menos!. Hubo una época que todas las grandes japonesas eran cómodas: postura relajada, asientos mullidos para piloto y pasajero, manillares o semis no muy forzados… y como buena UJM (Universal Japanese Motorcyle), ésta no va a ser menos.

Versión pobretona americana

Es más, mucho más cómoda que las motos en las que se inspira, esas CB 750 que eran grandotas. En esta moto se llega perfectamente al suelo con ambos pies, se maneja muchísimo mejor a baja velocidad, es más ligera… ¡la sensación es que pesa 100 kg. menos comparada con una de aquellas monstruas de los 70!, además aunque larga, mucho más corta entre ejes que sus abuelas, y el motor mucho más estrechito.

Si esta moto hubiera salido a finales de los 70 sería una maravilla comparada con las GS, CB o KZ. Pero no fue así. Y estamos en el S. XXI y queremos algo competente, que no tenga suspensiones de alambre como aquellas que producían movimientos de infarto hasta en recta.

Útil cúpula en la versión Spencer

La moto es suave, blandita… desde luego no es de carreras, pero tampoco tiene holguras de trasmisión ni sus dos amortiguadores van como piedras. Todo lo contrario. Y en cuanto andamos con ella parece que vamos súper-rápido pero se debe a que no llevamos carenado. 80 km/h parecen 120. Una cúpula como se ve en las fotos sería una maravilla para ampliar la utilización de esta moto.

Si nos animamos y la estrujamos… mejor que no: ni el chasis ni la suspensión acompañan. Además, no es para éso: es una moto que como una Diversion hará de todo, exigirá muy poco, arrancará cada mañana para ir a trabajar, te permitirá esa salida con el motoclub (que no sean Rs) y hasta irás a esta reunión acompañado sin que se queje el pasajero. Y si te vas de vacaciones estupendo, porque la moto es super-fiable y no te dará problemas.

Eso sí, una cúpula es de agradecer. Sí, será la moto más fea, pero “ande yo caliente…”

Problemas

Un orgulloso propietario. ¡Con razón!

Ninguno. Lógicamente, si compramos una, lo normal es revisar carburación, cambiar líquidos, unos latiguillos le vendrán estupendo así como pastillas blanditas (no frena mal la moto, no), engrasar rodamientos de dirección y poner buenas ruedas. No rocas, por favor, aunque sea turística. Unos muy buenos Dunlop RoadSmart merecen la pena y la moto ganará mucho.

Los amortiguadores traseros estarán quizá vencidos. Revalvularlos no es caro, así como los amortiguadores YSS. Y la horquilla, al venir de la estirpe CBR, también agradecerá buenos muelles nuevos y mejores (que no más duros), y ganaremos estabilidad y “piernas largas” para andar más lejos, más seguros y más rápidos, si queremos.

Como problema, las superficies “metálicas” (por decir algo) de Honda. Por ejemplo la parte delantera de las botellas de horquilla, manetas, bombas… son biodegradables y se ponen bastante feas, un punto importante en una moto que llama el tenerla bonita y presentable.

Y nada más porque no hay reglajes de válvulas. Sencilla, barata y hará de todo sin pedir mucho, lo dicho.

Reflexiones

Enlazamos ahora con el comentario de Jesús al que aludíamos al principio de la prueba.

Intento juzgar las motos por lo que son o lo que pretenden ser: lógicamente, otra Honda como la VTR a la que hemos dado bastantes palos, se la come cruda. Pero hay que juzgar a las motos por su competencia y por lo que pretenden ser: esta SevenFifty no pretende competir con ninguna Ducati ni ser una moto deportiva: es lo que hay, y no lo hace mal, con un ciclo apropiado que no da sustos y una suavidad general que agradecerá un propietario que usa su moto para todo, y a quien no pedirá excesivos dispendios en mantenimiento.

Esta cúpula sí que es fea. Pero mejor que lo que viene…

Además, en el momento de elegir, ¿qué buscamos en una moto?: la CBX era una moto divertida que iba muy bien, pero no puedes ir rápido con motos modernas en cuanto la carretera se abre y las “electrónicas” se ponen serias, por una mera cuestión de motor. En esta SevenFifty, con menos potencia, menos aún, y además con peor ciclo.
¿Tiene sentido carburarla y buscar los caballos perdidos, con escape abierto?. ¿Meter suspensiones caras cuando tenemos dos amortiguadores detrás?… seguiremos sin poder ir con motos modernas a correr.

Pero es que es absurdo, esta moto no es para éso. ¿Está en el Siglo XXI?: yo diría que sí, y mucho más que una R1, que una Kawa H2, que una GSXR 1000 o que una CBR 1100: con límites estrictos de velocidad, esta humilde moto que anda 200 justitos es casi ya ilegal, pero está mucho más en su ambiente en una carretera hoy día que esos “tecnobichos” Rrs, percibidos además como algo antisocial.

Repito, ¿qué buscamos en una moto?: un conocido pasó de una Yamaha que le hacía de todo y no le salía cara a una Aprilia Tuono. En la primera revisión, sólo la factura de las pastillas fueron 300 €. Vendió la moto con 8.000 km. Y lleva un año sin moto.
(Además de que con 8.000 km. empezó con problemas de electrónica, que la moto se moría porque sí y ya no arrancaba hasta que le daba la gana. “Personalidad” de esa italiana…Pero ésta es otra historia).

El dedicarse a gastar cantidades de dinero en hacer de esta moto lo que no es, es bastante absurdo. Si vas a correr, busca otra. Incluso montando horquilla invertida, llanta más ancha detrás, frenos mejores (todo entra: cuestión de ingeniería), el motor es lo que hay y tendrás como mucho 60 CV reales.
Y enlazo aquí con el siguiente apartado, para ver en qué puede resultar el “engendro”

CAFE RACER

¡Un cadáver con ruedas!. Se usa en el cine porque no vale para andar con ella

Si algo adolece este blog es del apartado gráfico: por un lado, el que te presten una moto surge en un momento determinado y no te vas a poner a hacer fotos: la pruebas, que es lo interesante. Por otro lado, pues no voy a pagar a un fotógrafo profesional para hacer los reportajes por una mera cuestión económica.
Incluso conociendo a un fotógrafo bueno para hacer los reportajes es imposible coincidir justo en el día que me prestan una moto. Son motos privadas, no quedas con las casas o las tiendas con una agenda para una prueba.

De niños, los “cafeteros” hacían sus pinitos con sus juguetes, “mejorándolos”

Así que muchas veces a tirar de Google para ilustrar las pruebas y que sea más amena la lectura, incluso aunque este blog está enfocado a la gente que lee (más anti económico aún en el país de Occidente que menos gente lee, jajaja, está claro que de aquí no rasco nada).

En el caso de la SevenFifty me he hartado de ver que es una base muy utilizada para hacer una Café-racer. De hecho, hasta en The Walking Dead la moto de uno de sus protagonistas está creada con esta base.
Pues sí, justo éso son las café racer, ZOMBIES, motos muertas que mal funcionan, peligrosas por sus carencias en todo, sacrificada la seguridad, estabilidad y practicidad en el altar de una supuesta estética.

Con el equipamiento de moto que lleva, ya sabemos que este “profesional” y su neurona van tan contentos en su moto-caca

Abominaciones. Y sí, lo digo con conocimiento de causa

Bultaco-Honda 750

Ganó concursos de engendros parece, su dueño se la compró por una pasta… la parte trasera rígida sin movimientos perceptibles de suspensión, la suspensión delantera inútil, porque te montabas, bajaba ¡ y no subía!.
Y ésto solo lo que se notaba en 1 minuto subiéndose a la moto.

El motor SevenFifty sin caja de filtro, tenía un BOQUETE como el agujero negro supermasivo del centro de nuestra galaxia entre 4.000 y 8.000 revoluciones y, además, como el desarrollo no se podía alargar porque el basculante no daba para más, a 140 km/h en 5ª ibas como a 11.000 rpm.
Resultado: accidente, moto siniestro total y el dueño 6 meses con rotura de fémur en casa. Y podría haber sido al revés, que es peor, el dueño siniestro total. Lo normal cuando se hacen mierdas así.

Y sí, sí, el 99% son así: en el momento en que ves esos filtros directos todos relucientes (deben llevar aceite) ya sabes que han estropeado el motor. Con lo cual, que la invertida que han comprado funcione o no porque lleva 10 años en un desguace y el líquido de horquilla es ya jabón, pues da igual a estos “ingenieros”y así les sale el cascajo. Eso sí, pasan la ITV y la homologan, que aquí la ITV es pagar, no que el vehículo vaya bien o no.

Esta SevenFifty ha dejado de sufrir y ya descansa en paz

Y no me meto con la estética, como repito un montón de veces, sobre gustos colores y cada uno tenemos nuestra idea estética, muy respetable: me meto con la falta de seguridad dinámica y los ñapas que fabrican estos engendros zombis. Además lo gracioso es que en las redes sociales van contando que actualizan así sus motos porque los elementos de las motos de los 80-90 eran muy malos. ¡Tremendo!.

… Y ahora sí me meto con la estética: esta Honda SevenFifty es una belleza clásica que no se merece esos destrozos, propios de los niños malos de Toy Story que destrozaban los juguetes haciendo injertos entre ellos. La moto es preciosa. Y además va aceptablemente en marcha, con buen ciclo y perfectamente en su sitio rodando, así que disfrútala si te gusta, que no es cara, pero sabiendo lo que compras: no es una moto de carreras.

Síguenos

5 comments on “Honda CB750 SevenFifty”

  1. Javi Responder

    Buen artículo!!Moto preciosa y sin el mantenimiento del reglaje de válvulas que casi todas las motos tienen. Hubiera sido una candidata para tenerla en mi garaje, pero para mi gusto le falta el punto de deportividad que sí tiene mi bandit 600. Qué pena me da cuando veo tantas nakeds de los 90 como esta, bandits, gsx inazuma, etc, transformadas a café racer para darles mas exclusividad y luego parecen todas iguales….paradojas motociclísticas.

  2. Alberticu Responder

    Gracias por el artículo¡¡ Otra moto para dejar de estricta serie y disfrutar, preciosa. Poco se puede añadir a lo comentado. Solo decir que el tema de la cafe racer… estoy hasta los webos, sinceramente. Os lo dice uno que cuando el rollo de las cafe racer no estaba de moda tenía una Ducati Sport 1000 monoposto. Me paraban hasta los guardias de tráfico y cuando pensaba: Joder, ¿qué he hecho ahora? Me decían: ¿Te las has fabricado tú o viene así de fábrica?… Conste que no soy un talibán de las modas. Si algo me gusta, sea lo que sea, y coincide en el tiempo que esta de moda, lo consumo, me lo pongo, etc. No son malas las modas, en todo caso de estudio sociológico. Lo que me jode es ver como desguazan preciosidades como esta CB750 y otras muchas más. No todo es susceptible de “cafetear”. Hay gente que no lo entiende. Harina de otro costal es, o restarurar un producto y dejarlo como nuevo. O restarurar y mejorar con componentes actuales como esas Katanas de AC Sanctuary que correr por este blog.
    Como bien apunta Javi, es curioso como el 90 por ciento parecen iguales. Si, paradojas de la vida…

  3. Julián Goncer Responder

    Como siempre impecable. Con tu permiso lo subo a mi Grupo Yamaha Xjr1300 España.
    Por cierto, coincido contigo con tu apreciación sobre ciertas preparaciones, en general se han cargado una fantástica motocicleta, en aras de una supuesta estética “café, rat,. cómo las quieran llamar” , que en general son engendros…. Enhorabuena.

  4. JA Responder

    Gran artículo sobre una preciosa moto. Para mi, es ya todo un clásico. Hace un par de años decidí comprarme una UJM por aquello de tener una moto de estilo clásico, económica y fácil. Estuve a punto de hacerme con una Seven Fifty pero al final me decidí por una GSX 750, tal vez porque se ven menos. En este grupo de motos creo que la reina es la XJR pero sus precios también van en consonancia.
    Totalmente de acuerdo en lo que comentas de que hay que saber que moto compras dependiendo de lo que quieras hacer con ella. Estas son motos que tienen una parte ciclo propia de los años 70 y hay que ser consciente de ello. Eso sí, son cómodas; motos con las que hacer km de forma relajada si buscas tranquilidad y suavidad. Es más, son una gozada. Y si llevas compañía tendrá un asiento con el sofá de casa. Yo estoy enamorado de la mía. La alterno con una GSXR más moderna y lo cierto es que ya cojo la Inazuma casi el 90% de las veces. Además, como dices, llaman la atención solo por el hecho de que son preciosas.
    Totalmente de acuerdo también con el tema de las mal llamadas preparaciones. La mayoría de las veces se cargan la moto, incluso estéticamente. yo gasté mi dinero en poner muelles progresivos delante, dos amortiguadores multiregulables detrás y una bomba de freno radial. Los puntos débiles de la moto en definitiva. Es preferible a hacerlo en un escape o un horrible colín monoplaza que destroce la personalidad de la moto.
    Perdón por la chapa. Un saludo!

    • TeamMarmota Responder

      De chapa nada. Gracias por tu comentario.
      Has mejorado la moto donde debes. Gran moto!. Y se pueden sacar unos CV fácil del motor irrompible SACS
      Por cierto, otra que destrozan los “ingenieros”
      Saludos

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

UA-70832224-1