alfcbx

Otra moto que nunca pensé que probaría. Y ni ganas. El chasis enorme y de doble cuna, el motor potente y más enorme aún, el peso descomunal, y todo ello sobre rueditas de bicicleta sitúan esta moto en la década donde apareció, en los 70, no en los 80.

De hecho es una moto de los 70, que el monoamortiguador de esta versión no nos engañe. La CBX 1.000 nació en 1.978 como moto deportiva y epítome de la desmesura. Pero ya en la misma presentación e intentando conducir deportivamente el probador destrozó totalmente la primera CBX que rodaba en el planeta. Simplemente tanto peso y tamaño no eran para tomarse alegrías deportivas.

CBX1978Recordemos que en los 70 brillaban las motos italianas, un desastre en calidad de fabricación y fiabilidad, simplemente porque daban mucha menos potencia que las motos japonesas en ligeramente mejores chasis y con suspensiones de piedra y eso evitaba el peligro de intentar llevar una Kawasaki Z, una Honda CB, una Yamaha XS o una Suzuki GS al límite.

En la primera versión de esta moto se aprecia el tremendo tamaño del motor: la CBX “naked” de la foto es de la primera serie, “cazada” en Tenerife, y usada a diario por su propietario. Nos da una idea de lo realmente grande que es el motor.

En la moto de la prueba no es tan evidente el tamaño del motor porque el carenado es gigante. Toda la moto es enorme, realmente. (Menos las rueditas).

Toma de contacto y primeros pasosCBX2

Mi colega Joe me “adjudicó” la CBX al salir del garaje mientras Mariano, el propietario, y él mismo, se repartían golosamente las llaves de la GTS 1000 y de la FZ 750. Otra moto que no me apetecía nada coger: mi aversión a las motos de los 70 está enraizada en mi subconsciente desde que mi Katana casi me mata, y prefiero evitarlas.

Más aún siendo un modelo raro y cotizado como éste: una caidita al manejar el mamut simplemente en parado ya es un problema.

Te sientas “dentro” de la moto, no “en” la moto. Eso, enorme. Pero no es complicado levantarla de la pata de cabra porque el peso está más bajo y mejor repartido que en otra desmesura de la época como era la Kawasaki KZ 1300. Antes de salir me ajustan las suspensión trasera a tope con una palanquita de ajuste en el puño que regula la suspensión neumática. Sí, sí, neumática, como las que instalan en Gas Monkey en sus coches, pero de serie. ¡Flipante!

CBX1

La moto casi la acababan de adquirir y le hacía falta una revisión o casi restauración total: se le caía algún reloj del carenado, la luz de punto muerto se encendía a destiempo y era imposible encontrar éste en parado, el motor sonaba espantoso de distribución, los rodamientos de dirección se notaban casi destruídos, la rueda trasera estaba casi lisa… desde luego no son las condiciones ideales para probar un monstruo de casi 300 kg. y que además si te caes las piezas son escasas y caras. ¡Glups!.

Me siento en el elefante y resulta que se mueve muy bien en parado. Hombre, no es un scooter, pero para lo grande y pesada se nota que en Honda hicieron un buen trabajo diseñando el reparto de pesos. Se mueve mucho mejor que una MueBleuWe serie K, p.ej., mucho más moderna, con el peso alto y manillar estrecho de motoFeber. Primera y saliendo. Suavidad en el puño. Y una vez en marcha, como muchas Honda grandes, parece que desaparecen (parte de) los kilos. Se puede callejear mejor que en una Goldwing, p.ej., o que incluso en una PanEuro, porque con el manillar descomunalmente abierto se tiene mucho brazo de palanca para mover la moto.

En marcha

La moto es comodísima. Empecé a disfrutar ya en autovía de su magnífico carenado sin ruidos aerodinámicos, de sus suaves suspensiones, de su motor dulcísimo y potente que acelera eléctricamente en cualquier marcha (y eso que al soltar los ruidos de distribución eran terribles y

cbx1000

Rodando con Mariano, el dueño de esta joya.

obviamente estaba descarburado). Entiendo perfectamente por qué este modelo con monoamortiguador triunfó en los Estados Unidos: dale una highway y la moto sin esfuerzo aparente y con absoluta comodidad te trasportará flotando por baches con absoluta comodidad y envuelto en una burbuja creada por su fabuloso carenado.

Empecé a fantasear con la idea de un viaje por Europa con esta moto, pasajero y equipaje… ¡Me gustaba la idea!

¿Conducción deportiva? No, gracias

Si ya en su día no era para esos menesteres, hoy día no creo que a nadie se le ocurra ni intentarlo: entre el peso, las rueditas, la horquilla delgadita y todo ello con un chasis antiguo, esta moto no es para eso. Además los frenos son inexistentes. Sí, es verdad, la moto necesitaba ruedas, puesta a punto de suspensiones, frenos… pero ni aún así se puede permitir muchas alegrías con esta moto. Además la escasez de piezas y su precio no invita a ello precisamente. Esta moto es para dejar boquiabierta a la gente cuando apareces con ella. Y para hacerlo en algún sitio remoto después de un largo viaje porque la moto y su motor son dulces y cómodos.

Por cierto, no sé dónde estaba el radio-cassette.

Conclusión

thumb_P1010613_1024Pilotarla no fue la experiencia temible que me temía, todo lo contrario. Tengo ganas de probarla de nuevo cuando Mariano acabe su restauración, porque puede ser una maravilla el llevarla con todo funcionando correctamente y restaurado o mejorado. Curiosamente esta versión no es la más valorada, lo es la primera de 1.978. ¿Por qué? Pues ni idea, porque debe ir bastante peor con los 2 crudos amortiguadores traseros que con la suspensión neumática que lleva esta versión. Cosas de esas del mercado incomprensibles.

Para terminar: su cuadro de mandos es perfecto, visible, grande, con indicadores para todo, doble parcialímetro… sigue poniendo en evidencia los boniatos digitales de las motos modernas. En ciertas cosas vamos a peor.

J.C.

Cuando Alf me pasó la CBX para probarla pensé: ” ya verás, el mamut este termina de fracturarme mi ya maltrecha rodilla izquierda en cuanto intente quitarle la pata de cabra y cojo de por vida…” Pero para nada, con el asiento bajo y su también bajo centro de gravedad se levanta muy fácil, genial! 😀

Por eso me la cascaste primero, ¿no?, jeje. -Alfthumb_P1010638_1024

-pues claro! 😀 😀 😀 -JC

Si hay una moto que te lleve entre algodoncitos, esta es: el viento ni te inmuta, vibra nada, cambio suave, mandos suaves, suspensiones suaves pero efectivas. El motor lo vas escuchando como por ahí, cerca, sin molestar, y como suena tan distinto a cualquier otro de moto, llegas a dudar si vas en moto. Te imaginas la palanca de cambios tipo coche en el carenado, a un lado, cerca del depósito y…como dios, a dar la vuelta al mundo, al cielo o a dónde te plazca!! A pesar de la falta de mantenimiento, que se notaba mucho, es una moto con la que te haces de inmediato y muy cómoda en todos los aspectos. Para disfrutar de ir en moto en el sentido más amplio de la palabra, y no necesariamente pisando huevos, porque se lleva tan fácil, que te permite ir más ligero de lo que se pueda pensar. Una gozada de moto, sin duda.

Honda CBX1000 81  1 copia

 

Síguenos

1 comment on “Honda CBX 1000 1.981, La joya”

  1. Enrique MORENO Responder

    Vendi mi CBX Prolink, hace unos 5 anos y aun me duele.

    Es una moto muy save et que se lleva como una bici. La utilisaba todos los dias y a parte las révisionnes périodicas, ningun problèma en mas de 5 anos de uso.

    Para mi este motor es el mas bonito de todos hoy dias. Es una cathédrale mécanicas.

    Saludos a todos desde Francia.

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

UA-70832224-1